Adaptarse o morir

Genoveva de Ros | 6 abril, 2020

Supervivencia

“Sólo sobreviven aquellas especies que son capaces de adaptarse mejor a los cambios del entorno”, nunca la afirmación de Darwin había tomado un sentido tan real y cruel como lo es para la sociedad española en la actualidad.

Esta guerra silenciosa contra el coronavirus está sometiendo a un gran estrés a todo el sistema sanitario y en particular a los profesionales médicos que están en primera línea. La industria no se queda al margen de esta crisis y, si quiere sobrevivir, no le queda otra que adaptarse a las circunstancias actuales y a las nuevas tendencias que están por venir.

Algunos sectores están duplicando sus jornadas de trabajo porque son necesarios para esta lucha global. Mientras que otros, están experimentando sus horas más bajas y ante esta situación intentan adaptarse a la demanda actual, bien movidos por ese espíritu solidario que florece ante extremas circunstancias, o bien por la necesidad de supervivencia.

 

A pleno rendimiento

La industria agroalimentaria, la química, el packaging, la logística y el transporte son algunos ejemplos de sectores que continúan trabajando a pleno rendimiento. En algunos casos, incluso han duplicado su producción para poder cubrir las necesidades básicas de la población y que no nos falte de nada. Juntos forman un conglomerado de más de 3 millones de personas que siguen manteniendo la economía española.

El sector alimentario, consciente del golpe económico grave que va a sufrir nuestro país, anima a otros sectores a reinventarse, para que la industria no pare.  Indican que hay una gran demanda de material sanitario ahora mismo que deberían procurar cubrir. Algunos sectores ya se han puesto en marcha y están reorientando de forma temporal su producción hacia estas necesidades.

 

Cambios productivos

Movidas por la necesidad y/o voluntad de combatir en la guerra contra el Covid-19, muchas empresas han adaptado sus procesos productivos para fabricar productos que ayudan a luchar contra el virus.

Fabricación de respiradores y mascarillas protectoras con impresión 3D

Algunos de los socios del “Clúster de la Industria de la Automoción de Cataluña (CIAC) están colaborando con la plataforma 3DCovid19.tech, donde se gestiona la impresión en 3D de las piezas fungibles de los respiradores que requieren los hospitales catalanes.

SEAT adapta una línea de fabricación de uno de sus modelos de coches para producir en serie respiradores de campaña con la colaboración de otras empresas y hospitales. Han adaptado la línea de montaje en un tiempo récord debido a la necesidad inmediata del producto final. Se han hecho varios prototipos y hace pocos días la Agencia Española del Medicamento ha dado el visto bueno para que se prueben en 2 hospitales de Barcelona como ensayo clínico.

Impresión 3D

Fabricación de mascarillas y batas sanitarias

El Grupo Antolín con un grupo de voluntarios en su fábrica de Valladolid está confeccionando 4.000 batas protectoras para sanitarios con material que habitualmente se utiliza para fabricar el acabado interior del techo de los vehículos. Además, colaboran con la universidad de Burgos en la impresión de una pieza para la producción de máscaras protectoras.

Otro ejemplo de adaptación solidaria de parte de su línea productiva es la compañía Mann+Hummel, que está fabricando mascarillas sanitarias y esperan suministrar unas 40.000 unidades en los próximos días.

El sector de las artes gráficas se verá castigado por esta crisis, pero algunas empresas han sustituido la impresión de folletos promocionales para grandes ferias industriales, y han pasado a colaborar en la fabricación de pantallas protectoras para el personal sanitario. Es el caso de la empresa Sericum, S.A., que ha donado 2500 pantallas en Hospitales y esperan llegar a 6000.

La empresa alicantina For Shoes cambia la confección de suelas por la fabricación de mascarillas, utilizando la única máquina que tienen adecuada para esta labor. Lo hacen de forma solidaria e instan a que se organice una producción en gran escala ya que dicen, hay muchas empresas que tienen los medios adecuados para ello.

maquina coser 

 

Fabricación de Hidroalcohol

Este es un componente casi esencial para combatir contra la expansión del virus. La industria del perfume o de las bebidas alcohólicas están adaptando sus procesos productivos para la fabricación de hidroalcohol, uno de los primeros productos en agotarse en supermercados y farmacias.

La empresa de cosmética Puig, que ha tenido que cerrar todas sus tiendas, ha adaptado uno de sus centros productivos para la fabricación de hidroalcohol. Lo mismo ocurre con la empresa Pernod Ricard España, que de una manera también solidaria ha adaptado parte de su producción para la fabricación de geles hidroalcohólicos.

Destilería

 

El cobre y su propiedad antibacteriana

El cobre es un elemento hostil para el corona virus ya que solo puede sobrevivir en su superficie durante 4 horas, mientras que en componentes como el plástico y otros metales puede sobrevivir hasta 3 días. Están empezando a verse las primeras iniciativas desde esta industria que pretende menguar la capacidad de contagio del Covid-19. La empresa chilena Coopers 3D ha creado una mascarilla re utilizable impresa en 3D con partículas de este metal. La mayor ventaja de esta mascarilla sería que iría matando al virus al depositarse este sobre su superficie. Pero aún deben realizarse muchos ensayos, cuando obtengan resultados positivos de un estudio que demuestre que el virus se apaga con el contacto del cobre, podrían desarrollarse otros material con la presencia de nanopartículas de cobre.

Cobre

 

Solidaridad de los grandes perjudicados

A pesar de estar sufriendo extremadamente con esta crisis hasta el nivel de haber reducido sus ingresos prácticamente a nada, algunos sectores movidos por el increíble sentimiento de la solidaridad están colaborando cómo pueden y dónde pueden para paliar los daños humanos que estamos sufriendo en esta contienda. Uno de los sectores que más va a sufrir esta crisis es el del turismo, que supone un 14% del PIB y dará un duro golpe a la economía española.

  • Comercios del sector de la restauración preparan y reparten comida gratuita para el personal de centros hospitalarios. La idea surgida por los propietarios de una cadena española de comida italiana de Madrid (Grosso Napoletano), se ha multiplicado y junto a otros negocios han creado la iniciativa #food4heroes. Estos cuentan ya con más de 80 restaurantes adheridos en varias ciudades y otros colaboradores como Correos que con personal voluntario reparte la comida a los hospitales.
  • Los hoteles han tenido que cerrar sus puertas e iniciar EREs para sus plantillas. Solo se mantienen abiertos unos 300 establecimientos, que ahora dan alojamiento a sanitarios y enfermos sin ningún ánimo de lucro.
  • Taxistas ofrecen transporte gratuito a sanitarios y personas que dan de alta en IFEMA (Madrid).

 

Los expertos comentan que, ante circunstancias extremas, los seres humanos necesitamos sentir más aún la pertenencia a un grupo, les afloran sentimientos de solidaridad y un gran espíritu de colaboración colectiva. La industria española está dando gran ejemplo de ello.

Los sectores más necesarios en estos momentos están duplicando sus esfuerzos para garantizar el abastecimiento y el bienestar de la sociedad. Las industrias con los medios adecuados han adaptado sus procesos productivos para fabricar otros bienes más demandados en estos momentos, la gran mayoría sin sacar beneficio de ello.  Y finalmente, los negocios más perjudicados, que han tenido que parar por completo su actividad, colaboran de una forma totalmente solidaria para mitigar los daños humanos que está causando este diminuto y cruel enemigo.

Con cada granito de arena, juntos, construiremos el camino hacia la recuperación.

 


 

¡Ya has votado!
Compartenos
You are also welcome to comment on the article - we look forward to your opinion!

Palabras clave:

Newsletter:

Suscríbete al boletín de noticias:

Seleccionar lista(s)*