La rotura de un cable de bus paraliza la producción de igus

amuckes | 9 julio, 2019

Está claro como el agua que las cadenas portacables son el cordón umbilical de las máquinas y los cables del interior, las neuronas. Por eso, es fundamental elegir cables de buena calidad que cumplan con los requisitos de las aplicaciones en movimento de forma permanente. En igus, hace años que difundimos esta idea; incluso hemos desarrollado un calculador de vida útil.

Ahora, hemos sido derrotados por nuestras propias armas. ¡Una experiencia desagradable, pero constructiva!

Un cable defectuoso provoca la pérdida de producción durante horas, el enfado de los clientes y un gran aumento de los costes.

Todo empezó hace algunos meses, cuando igus adquirió un almacén totalmente automatizado con el objetivo de almacenar y suministrar sus raíles para guías lineales drylin desde stock. Se decidió hacer esta gran inversión porque los cojinetes lineales estaban teniendo muy buenos resultados en el mercado, por lo que era fundamental que su producción fuera rápida y continua.

Cadena portacables colgante realizando un movimiento ascendente

En el almacén automatizado, se instalaron cadenas portacables con recorridos en los ejes Y, X y Z. Como no podría ser de otra forma, se utilizaron cadenas portacables igus. Lamentablemente, en su interior no se introdujeron cables chainflex. Ni el fabricante ni igus pensaron en este detalle.

Entonces, pasó algo inevitable: se rompió un cable Profibus. Esto conllevó pequeños fallos y, finalmente, derivó en la parada de las máquinas durante más de un día. La rotura de un cable Profibus paralizó completamente las ventas de todo un sector.

Los fallos de componentes pequeños conllevan enormes costes por inactividad

Tras encontrar el fallo, el cable afectado se sustituyó por un cable igus por un coste inferior a 100 € y el sistema pudo volver a ponerse en marcha. Al inspeccionar las cadenas portacables del almacén, resultó evidente que todos los cables necesitaban reemplazarse. Actualmente, todos los cables han sido sustituidos.

Conclusión: ¡Que los cables sean duraderos es fundamental para ahorrar costes!

Desde el punto de vista de producción, es decir, de la «víctima», tenemos que decir que

«No nos preocupamos lo suficiente sobre qué tipo de cable escoger. No se tomó conciencia de la selección de la calidad, la instalación y la planificación del proyecto». “

Desde el punto de vista del vendedor, podríamos decir que

«Lo que pasó fue un desastre. Cada día les explicamos a nuestros clientes lo importante que es escoger el cable adecuado». “

En definitiva, con esta experiencia, en igus hemos aprendido de primera mano que es fundamental utilizar cables testados y con 36 meses de garantía de vida útil.

1 0
You are also welcome to comment on the article - we look forward to your opinion!